Feeds:
Entradas
Comentarios

Llegado este momento , querido hijo, comparto contigo este poema que algún día entenderás en todo su esplendor 

http://www.pixelteca.com/rapsodas/kavafis/itaca.html

Anuncios

EL GATO TUERTO

Si existe un templo dedicado al bolero y al feeling este es el Gato Tuerto. Situado en el carismático reparto del Vedado, cerca del Hotel Nacional, frente al malecón habanero. El gato despierta a las doce de la noche pero es obligado llegar antes para coger un buen sitio. Tuve la suerte de encontrarlo desde mi primer viaje a la Habana, marzo del 2006, y caer en sus garras. Y desde entonces soy fiel acólito cada vez que piso esa tierra caribeña. A veces pienso que por pasar una de sus noches mágicas merece un pasaje a la Habana. Parece una apuesta rotunda pero así es el amor y con el gato ya mantengo una larga e intensa relación donde vivir pasión, celos, amor y compañía rodeado de la mejor de las música.

Creado en 1960 por Felito Ayón, que años ante había montado la Bodeguita del Medio, este lo concibe como un club de tertulias para artistas donde compartir: literatura, poesía, pintura y buena música. En este centro nocturno de la capital de la isla se dan cita artistas consagrado y jóvenes promesas de la música cubana. Solo en este entorno puede existir un lugar que abra los siete días de la semanas y que programe un mínimo de dos artistas cada noche. En el Gato tuerto se canto el  Bolero más largo del mundo, con 76 horas de duración ininterrumpidas, en las cuales participaron 498 cantantes, quienes interpretaron 2.175 canciones, en aquella memorable jornada que se prolongó desde el 21 hasta el 25 de junio del 2001.

 

Ir a sentarse a la barra del Gato Tuerto, pedir tu bebida favorita mientras saboreas un habano y esperar a la medianoche  para pedir su coctel estrella “el orgasmo del gato” y a partir de esa hora esperar a que la música te atrape y te sorprenda y puedas rotular esa noche habanera que tiene color oscuro, calor sofocante y sentir húmedo hasta el habanecer

Pero para vivir o recordar el sentir del Gato nada mejor que este poema de Virgilio Piñera.

En el Gato Tuerto no hay gatos.

En el Gato Tuerto hay gente,

con ojos como prismáticos,

con bocas como ventosas,

con manos como tentáculos,

con pies como detectores.

En el Gato Tuerto

hay una noche dentro de la noche,

con una luna que sale para algunos,

un sol que brilla para otros

y un gallo que canta parta todos.

En el Gato Tuerto

hay el asiento de la felicidad,

hay el asiento de la desdicha,

y hay también el horrendo asiento de la espera.

En el Gato Tuerto,

¿me atreveré a decirlo?,

hay un pañuelo para enjugar las lágrimas,

y hay igualmente,

—casi no me atrevo—

un espejo para mirarse cara a cara.

En el Gato Tuerto

una noche se dieron el sí dos amantes,

y en el Gato Tuerto

otra noche mataron lo que amaban.

En el Gato Tuerto

hay un momento de expectación

cuando el amante imaginario

hace su aparición.

Mira amorosamente y dice:

“!Soy de quien me espera!”,

y entonces el feeling llega al corazón

en el Gato Tuerto con Revolución.

Con Joyi en el Gato agosto 2012

El Gato Tuerto

Direccion: Calle 0, nº 14 entre Calles 17 y 19, Vedado. Habana. Cuba.Horario: Puesta-salida del sol.

Barcelona en esos tiempo para mi era como Corto Maltes en Venecia, un lugar donde detrás de cada puerta había una nueva historia. No recuerdo que hacia en la ciudad condal  la primavera del 1997. La casualidad hizo que encontrara en un periódico local  el anuncio de la actuación de Chavela Vargas en el teatro Apolo del Paralelo.  Con la esperanza que hubiera entradas me presente en la taquilla 10 minutos antes de la actuación. Era la primera vez que entraba en el Apolo, era la primera y única vez que vi a Chavela en directo.

En ese momento, había asientos vacíos , pensé que Chavela pasaba por Barcelona día si día no. Nada más lejos de eso. Chavela solo estuvo en Barcelona en año 1996 (Palau) y 1997 (Apolo) y luego volvió, mucha más diva, en el 2005 y 2006.

A veces ocurre así. Momentos inesperados que se convierten en únicos. Canción de las simples cosas que a veces se confabulan para dejar la marca de un día especial. En ese escenario en penumbra del teatro Apolo colgado del tiempo, como la luz que bajaba hacia su cabeza y agudizaba sus facciones angulares, con su poncho que la cubría toda, sola y altanera cantaba Chavela.

La voz se le fue rajando más con el tiempo. En mi mitología musical siempre le vi paralelismo con Roberto Gobeneye “el polaco” en el estaba la ginebra y el tango en Chavela la tequila y el corrido. Dicen que esa voz aguardentosas  lo da la bebida pero me gusta mas pensar que es la experiencia que se va adhiriendo a las palabras

Chavela en el Palau en 1996

¿A donde van los que mueren antes de tiempo? Chavela tenia todo los papeles para haberse diluido. Ser una nota a pie de página como muchos ,que no debían, han sido. Ella resurgió de sus propias cenizas. Un corazón fuerte o la diosa fortuna la trajo de nuevo al escenario, al éxito y esa noche al Apolo.

Este local, antiguo teatro de variedades, gustaba de usar la moda antigua de los nombre de dioses y diosas de la antigüedad. Y nuestra cantante bañada en la luz amarilla de sus focos realmente parecía estar bajo la protección de este.

Los mayas trataron de identificar al Sol con el Espíritu Universal de la vida. En nuestro mundo grecolatino era Apolo. dios solar, que encarna la fuerza vital, la energía y que otorga el don de vivir.  Para renacer hay que firmar un pacto con este andrógino dios. ¿De donde sacar la fuerza para subir desde abajo,?¿Donde buscar esa energía. Chavela la encontró

Su momentos y sus etapas. Su largos años en la calle de México o  Cuba, finales de los sesenta cuando empezó a hacerse popular, en parte gracias a sus actuaciones en Acapulco, donde actuaba en la sala Champagne Room del restaurante La Perla. A finales de los 70 desaparece….. Y a los noventa renace contra todo pronostico, se eleva sobre el alcohol y la inexistencias personales.

El Apolo estaba en su silencio estático. Lo acordes empezaban a tocar y de pronto irrumpía su voz tan rota  pero sensitiva. Las palabras se caían en la candencia de los corridos y boleros. Y te encontrabas en lugares llenos de humos, con una botella y rodeados de viejos amores y amigos

Primera actuación de Chavela en Barcelona en su primera etapa

Porque la fascinación con Chavela es que había ido y había vuelto, que parecía áspera, dura, arisca pero cuando cantaba lo terrible sonaba a dulzura y esperanza.

Chavela era inmensa

En la salida, todavía en el universo del corrido, una luces naranja llamaron mi atención. Sala de baile Apolo. Conocer esa misma noche este espacio referente de la música y el baile en Barcelona fue la guinda del pastel.  Se celebraba el día nacional de la Republica Dominicana. “Después del ultimo trago nos vamos, me dije”. Y de pronto fui el único blanco en toda la fiesta. ¿pero tantos dominicanos hay en Cataluña? Pero todo esto es otra puerta y otra historia. Pero ese día lo importante fue Chavela y Apolo

Veo con estupor que este blog dedicados a los viajes , interiores y exteriores, lleva tiempo sin entradas. No por ideas o ganas. El parón viene sustraído por lo meses, estamos ahora en junio de 2012, en que vivimos peligrosamente con el día a día de la economía. Cuantos días de incertidumbre y malas noticias que te aleja de los lugares comunes, de las pequeñas alegrías y de la ilusión del día a día.

Hoy en un día en que la incertidumbre parece agudizarse me han despertado las cerezas. De casualidad pase por el mercado central y ese color intenso en los puestos me indico que había llegado el tiempo de las cerezas. Frías recién lavadas con las gotas de agua escurriéndose es un postre único en la peores horas de estío.

Y en estos días que ni el calor me hace caer que esta apunto de entrar el verano; ha sido la humilde cereza quien me ha recordado el hecho. La que me ha vuelto  la cabeza para mirar las cosas pequeñas, la luz del mediterráneo de la ciudad donde habito, los sonidos evanescente de la vida alrededor, una sonrisa, una mirada, un…

Y saboreando la cereza, con la ventana abierta mientras una leve brisa mueve la cortina recibo un tweet de  @JotdownSpain. Este corto video de la serie Twin Peak, que ya me causo un tremendo rubor en  mis años mozos y hoy vuelve a mi en ese momento mágico.

Chicos lo habéis conseguido, ahora mismo me visto y me voy a la librería Luces para comprar vuestra edición en papel, no uno, sino varios ejemplares, para poder regalar a los amigos/enemigos íntimos. Gracias por el momento slow y a vivir que son dos días.

PD sois la única revista que conozco que del convencimiento virtual me provocais ir a papel. Para que después se diga que todo esta perdido porque ayer mismo probando Flipboard me preguntaba quien irá ahora a comprar revista en papel

Corría la primavera del año 1999 cuando bajaba  por la Avenida libertade  cuando me fijé en una  impresionante tienda Virgin que había abierto en unos de los edificios modernistas  de una Lisboa que estaba redescubriendo. Esas nuevas tienda de música que la multinacional estaba abriendo aun no había llegado a España. Fue un amor a primera vista o mejor al primer oído pues estaba de banda sonora cuando cruce la puerta. El disco era “Café Atlántico” ,para todo hay una primera vez, y encontrar la morna y a Cesaría fue descubrir una música que siempre había anhelado.

Que un sistema isleño como Cabo Verde , pegado a África, produzca una música como la morna siempre me parecerá un misterio. Quizás como en Cuba y sus músicas tenga algo que ver estar totalmente lamida por el mar. La morna es sensualidad, una música de jueves por la tarde, disfrutable para el oído y el baile y Cesaría era su profeta.

Pero además Cesaría era una voz, una voz de nana, una voz que quieres escuchar cuando cierras los ojos.  Su versión de “bésame mucho” es la mejor cantara en portugués, español o francés. Trabajadora incansable hasta hace poco  seguía con sus giras mundiales siempre quise verla en directo pero el destino no nos unía. Una vez que coincidí con ella en Sevilla la actuación se anuló porque se había roto el telón también recuerdo una llamada desde el Japón donde una antigua novia la hizo de intérprete y me consiguió un autógrafo ,que al final por diversos motivos nunca llego, pero pienso en sus palabras “ es una mujer cansada, muy cansada” y eso fue lo que pensé cuando por fin la vi hace apenas 2 años en el Teatro Cervantes de Málaga. Una mujer cansada con una voz divina pero que seguiría de pie y descalza hasta que se fuera.

Querida Cesaría buen viaje. El día 17 de Diciembre del 2011 ha fallecido con 70 años en su país natal.

Entrevista a Cesária Évora – Mamá África – Radio Exterior 2003

Cafe Atlántico Año: 1999

El sufrimiento, el deseo de libertad, los problemas de la emigración y, sobre todo, la saudade (la nostalgia) son los elementos que Cesaria Evora recoge para lanzar al mundo su música. El boom de la música del mundo fue entre los años 82-92. Por desgracia, debido a una serie de discos mediocres, decayó el gusto del público hacia estos sones. Por suerte para los amantes del genero, aún quedan artistas que nos acercan a la elegancia y nos permiten paladear la dulce melancolía del folklore de su país. Este es el caso de la cantante de Cabo Verde, Cesaria Evora. Con Café Atlántico Cesaria por fin recibe el prestigio merecido por parte de críticos y público. El disco fusiona el fado portugués con el son cubano, la samba brasileña, indagando tanto en las raíces de los ritmos y sonidos como innovando con nuevas melodías. La esclavitud y el colonialismo -«por el que», declara, «mi pueblo ha sufrido muchísimo»- son dos elementos que han ayudado a que Cesaria Evora elabore su propio estilo musical. La morna, una especie de blues atlántico con una raíz similar, es la gran aportación de esta artista a la historia de la música popular. Una recuperación de ritmos que se hicieron populares en su país en los años 50. Para la grabación de Café Atlántico ha contado con la colaboración de músicos cubanos y españoles, además de caboverdianos, aportaciones que ella reconoce con orgullo, pero que, según afirma, no se notan demasiado en este disco. La coladera es el estilo que tiene más que ver con ese sentido lúdico de la vida. Y es que aunque en Café Atlántico hay un fuerte sentido reivindicativo y la política juega un papel esencial, los asuntos se abordan desde una perspectiva sentimental. Sus letras se refieren más bien a los sentimientos que produce la falta de libertad o a los problemas derivados de la emigración, que siempre es obligada. Nostalgia, rabia, añoranza de detalles concretos que son comunes para todos los emigrantes, sean de la nacionalidad que sean. La saudade que invade a esta cantante cada vez que abandona su país tiene mucho que ver con el tema central de Café Atlántico que, en el fondo es una excusa para hablar de su pueblo natal: Mindelo, un cruce de caminos al que Cesaria dedica este nuevo trabajo. Y es que este café es una especie de metáfora de lo que en su día fue Cabo Verde, una parada imprescindible para los barcos que viajaban de Europa y África hacia América, donde se combinaban las culturas de los tres continentes. Un disco que baila en el corazón y que apacigua el alma.

Para mi Wim Wenders es un genio. Igual que la señora Pina Bausch a la que esta dedicada esta película. Dícese de genio aquella persona capaz de dejar una huella permanente y referencial en su arte. Wenders es un hacedor de películas físicas, enigmáticas,  herméticas.  Paris/Texas, El Cielo Sobre Berlín, El Amigo  Americano dejan momentos y escena en la memoria.

Pero aparte Wenders brilla como director de cine documental. Un señor capaz de mover la cámara por el mundo contar los últimos días del director Nicholas Ray  Relámpago sobre el agua, hablar de Japón y lo japonés Tokio-Ga , Lisboa y sus miseria Historias de Lisboa  o en un ejercicio maestro y mágico recuperar la canción cubana para conocer en el ultimo minuto a sus mejores interpretes en Buena Vista Social Club.

Y aquí algo tan íntimo como la danza ,contemplada desde la butaca de un teatro ,salta al cine para golpear al espectador con sensaciones y emociones sacadas del universo de la fallecida Pina Bausch . Cine, cine documental y cine en 3D un lujo para los sentidos para los que tengan el buen gusto de comprar una entrada y disfrutar de la danza sin concesiones

La novela de María Mañas tiene la virtud de la cuadratura del círculo. Mas allá de su trama y personajes existe el protagonismo de un tiempo y cuatro espacios cardinales: Madrid, Tánger, Tetuán y Lisboa. Otros mundos tan diferente a sus realidad actual. En 1990 llegue a Tetuán, un mes de agosto maravilloso que viví con la comunidad sefardí que por esa fecha eran todavía abundante. Todavía desconocedor de gran parte de la historia tuve el privilegio de intuir fantasmas y acontecimientos en una fiesta de adolescente en el casino judío, en el aire parado de una sinagoga antiquísima incrustada en la medina o en la dorada arena de Rio Martín, en el magnifico piso colonial con su bañera de mármol que me dejaron frente a la casa de España y en los raros ojos de Cristi que años después me dijeron que se había marchado a nueva york en esa nueva diáspora al margen de la historia que hicieron los judíos de Tetuán. Vivencias parecida viví cuando conocí Tánger en 1999 donde arribé si conocer directamente al Minzah y enamorado de esa ciudad empecé a bucear en su pasado. Lisboa y Estoril llegaron mas tarde y curiosamente al toque de saudade pero con mas “morna” que “fado”. Madrid es una ciudad que continuamente redescubro. La percibo distinta a cada etapa de mi vida. Y curiosamente estas coordenadas , ese tiempo y esa reivindicación de la vidas anónimas hacen de esta novela un equilibrado acierto en forma y fondo. Entrar sin querer, como Sira Quiroga, en esa vidas hace mas apetecible la aventura de vivir.

 

Hace pocos días descubrí que el pub Americain de la  rue al-Moutanabi en Tánger estaba abierto. En una fecha  indeterminada del siglo pasado se cerro y en este siglo XXI se ha vuelto a abrir con el mismo mobiliario y decoración producto de una economía de medios no por un interés conservacionista. No hay que dejarse confundir por el nombre porque dentro esta un trozo del metro de Londres, los azulejos pintados de una antigua navidad, la foto de Churchill y un color rojo degastado que configura un aire decadente de difícil clasificación. Seguro que esta fantasmal reapertura no será por mucho tiempo pero mientras tanto merece la pena tomarse una Casablanca bien fría acompañando  al pasado aunque en el salón hayan puesto una televisión donde la cadena  Al-Yazira retrasmite un partido de futbol del Barcelona. Despuntar las costuras del tiempo forma parte de los pequeños placeres de la vida